Saltar al contenido

Remedios naturales contra la fiebre

remedios naturales contra la fiebre

Cuando la temperatura corporal sube por encima de los límites considerados normales, que suelen rondar los 37ºC, te enfrentas al trastorno comúnmente conocido como fiebre.  Frecuentemente acompañada de escalofríos y una sensación general de malestar, la fiebre puede tener varias causas.

En el artículo de hoy vamos a explicar todo acerca de este trastorno, al tiempo que vamos a ofrecerte una serie de herramientas para hacer frente a la fiebre través de los mejores remedios naturales.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

En lo que se refiere a los síntomas, la fiebre puede dar lugar a escalofríos, sacudidas musculares repentinas, malestar general, sensación de frío, dolor de cabeza, sequedad e inflamación de la garganta. También es muy frecuente la sudoración, la pérdida del apetito y un aumento de la irritabilidad y de la debilidad general.

Causas de la fiebre

Este trastorno puede depender de muchas causas: infecciones, insolación, fatiga muscular, estados inflamatorios de naturaleza no infecciosa, enfermedades metabólicas o intoxicaciones, entre otras.

El aumento de la temperatura se debe a una «recalibración» del termostato hipotalámico, que es el área de control del cerebro que regula la temperatura corporal.

remedios naturales contra la fiebre

Diagnóstico

La fiebre se diagnostica en caso de un fuerte aumento de la temperatura basal. Puede ocurrir que este aumento sea fluctuante y en ese caso hablamos de fiebre intermitente; de este modo, el intervalo entre las fases de hipertermia y espiritiasis tiene una duración variable (horas/días): las fluctuaciones de temperatura son superiores a 1ºC y, durante los períodos de espiración, la temperatura basal debe descender por debajo de 37ºC.

Otra cosa es la fiebre remitente, que se produce cuando la temperatura corporal oscila más de 24 horas con fluctuaciones por encima de 1ºC, mientras que la temperatura corporal no desciende por debajo de 37ºC durante unos días.

Cuándo debo consultar con un médico

Si bien es cierto que la fiebre no debe ser un signo de preocupación excesiva ya que es relativamente frecuente, sí que existen ciertas situaciones en las que debes consultar con un especialista en el caso de que se trate de una fiebre muy elevada y persistente con el fin de que pueda recetarte remedios más potentes.

Remedios naturales para combatir la fiebre

Flores de Bach

La naturaleza infecciosa de esta alteración revela, en la mayoría de los casos, una disminución del sistema inmunológico que puede ocurrir en períodos de estrés o depresión graves.

En la terapia floral, Olive, el remedio para el agotamiento psicofísico, se utiliza para elevar las defensas naturales. Una persona que está agitada, preocupada, ansiosa, asustada, o, sencillamente, estresada, ciertamente tendrá un sistema inmunológico menos eficiente y por lo tanto un cuerpo más expuesto a ataques infecciosos. Las aceitunas que promueven la recuperación de energía apoyan nuestras defensas naturales, facilitando la recuperación de la salud.

remedios naturales contra la fiebre

Medicina Tradicional China

La fiebre en la Medicina Tradicional China es un síntoma: puede anunciar o estar asociada con varias enfermedades contra las cuales el cuerpo trata de luchar. Las causas pueden ser diferentes: agentes externos como el Viento Caliente, la Humedad-Calor, el Calor Xue y las toxinas.

El objetivo de la terapia tradicional oriental es dispersar tanto el calor como la humedad, armonizar el pulmón y eliminar las toxinas. Los puntos de tu cuerpo en los que normalmente trabaja este tipo de terapia son:

  • DE ZUI (vértebras grandes, situadas bajo el proceso espinoso de C7), que elimina el viento y los pulmones;
  • HE GU (en el lado radial del índice, en el punto medio del segundo metacarpiano) que tonifica el qi;
  • NEI TING (situado a 0,5 cun detrás del borde de la membrana interdigital, entre los dedos II y II), regula la energía y bloquea el dolor;
  • XUE HAI (2 cuñas por encima del borde superior de la rótula), regula la sangre.

remedios naturales contra la fiebre

Aromaterapia

Los aceites esenciales contra la fiebre tienen una acción antigripal y antiinfecciosa de amplio espectro, capaz de contrarrestar los ataques de virus, bacterias y otros microorganismos responsables de este síntoma.

  • Aceite esencial de Cajeput: sus vapores tienen una acción bactericida contra los estreptococos beta-hemolíticos, los diplococos y diferentes especies de estafilococos, y contra algunos virus responsables de la gripe y la fiebre, las enfermedades de las vías respiratorias y el sistema urogenital.
  • Aceite esencial del árbol del té: es considerado uno de los aceites esenciales más potentes, por su acción antibacteriana, antiviral y antifúngica de muy amplio espectro. Para uso interno 2 gotas en una cucharadita de miel está indicado en casos de infecciones de las vías respiratorias, causando faringitis y amigdalitis, fiebre, bronquitis, resfriados, dolor de garganta, cistitis, candidiasis y herpes.
  • Aceite esencial de tomillo: se utiliza con éxito en infecciones bacterianas que afectan al tracto urinario, sistema respiratorio e intestinos, causadas por bacterias proteus mirabilis, enterococos, estafilococos, estreptococos, neumococos, alcaiescens dispar, neisseria, corinebacterias. También es útil en presencia de tos, resfriados y fiebre.
  • Aceite esencial de bergamota: se utiliza desde hace mucho tiempo en la medicina popular, para el tratamiento de la fiebre, incluida la malaria, por sus propiedades antipiréticas. El fruto de la bergamota es ampliamente utilizado en cosmética natural y en la cocina.

remedios naturales contra la fiebre

Remedios homeopáticos

La fiebre debe evaluarse siempre junto con el homeópata si elegimos este tipo de terapia natural.

Si la fiebre se presenta repentinamente y es muy alta, por encima de 38,5 ° C, puede ser útil administrar Aconitum 9 CH (una dosis que debe repetirse después de 3-6 horas), antes de comenzar a sudar, especialmente si también tienes escalofríos, sed, agitación y ansiedad. Cuando la fase de transpiración comienza se debe pasar a Belladonna 9 CH, 5 gránulos por hora, sobre todo en conjunción con la garganta roja y la tos seca.

Se recomienda la misma dosis, en este caso de Apis 9 CH, si la fiebre sube repentinamente, pero sigue siendo moderada. Si, por el contrario, tu fiebre tiende a subir, pero todavía se mantiene por debajo de 38,5 ° podría ser útil tomar Ferrum Phosphoricum 9 CH (también en este caso 5 gránulos por hora).

Estas dosis y remedios son útiles tanto para adultos como para niños, para quienes la homeopatía ciertamente no se considera peligrosa.

remedios naturales contra la fiebre

¿Qué debo comer en caso de que tenga fiebre?

Si tienes fiebre, el cuerpo va a responder a la amenaza aumentando su temperatura como mecanismo de defensa y debe ser apoyado por una dieta simple pero efectiva en la que todos aquellos alimentos con fuertes propiedades antibacterianas y antivirales como el ajo, la cebolla, el chile y los clavos de olor estén presentes en nuestra alimentación.

En primer lugar, debes saber que la fiebre provoca mucha sudoración y se debe mantener la calidad de los fluidos corporales evitando la deshidratación, por lo que el primer consejo que te ofrecemos respecto a la nutrición es que te hidrates lo máximo posible y, para ello, te ofrecemos los siguientes consejos naturales:

  • agua a voluntad
  • zumos de fruta de calidad: en la medida de lo posible, evita los concentrados y trata de que sean caseros
  • tisanas e infusiones
  • bebidas vegetales naturales (principalmente, leche vegetal de arroz)

remedios naturales contra la fiebre

El consejo es beber poco y a menudo, en pequeños sorbos, especialmente si ocurren durante náuseas y/o diarrea. Por lo general, el cuerpo no tiene hambre en estos momentos, ya que concentra sus energías para la autocuración; el apetito regresa después, tan pronto como la situación comienza a mejorar. El consejo es no agobiarse con la comida, sino enriquecerla con productos sencillos y naturales:

  • Fruta en todas sus formas: entera, batida, en gelatina sin azúcar, centrifugada, etc…..
  • verduras jugosas y carnosas como tomates y calabacines
  • vegetales como patatas, zanahorias, calabazas, cebollas y ajo ricos en antibióticos

Estos alimentos se utilizan para restablecer el equilibrio de agua y sal; además, las frutas y verduras son ricas en muchas vitaminas necesarias, de las cuales, las más importantes para actuar contra la fiebre, son:

  • Betacaroteno: melón, albaricoques, bayas, zanahorias, coles, nísperos, espinacas, frijoles, guisantes y pimientos.
  • Vitamina E: semillas oleaginosas como frutos secos, avellanas, piñones, semillas de calabaza, semillas de girasol, sésamo, anacardos, pistachos, cacahuetes, todos ellos también en forma de aceite siempre de calidad y crudo prensado. Además, se incluye germen de trigo, albahaca, tomates, espinacas, brócoli, berros, garbanzos y espárragos.
  • Vitamina C: kiwis, cítricos de todo tipo, brócoli, plantas silvestres como la verdolaga.
  • Vitamina A: perejil, mango, calabaza, brócoli, papaya.

En cambio, algunos alimentos deben evitarse por razones como la dificultad de digestión o fenómenos de impedimento osmótico, así como por el hecho de que distribuyen de manera incorrecta los fluidos corporales:

  • alimentos ricos en azúcar, especialmente los blancos, que no contienen vitaminas ni minerales útiles.
  • la leche, los productos lácteos y sus derivados, ya que agravarían la distribución de líquidos.
  • carnes, entre las que destacan los embutidos.

A continuación, os dejamos una serie de consejos nutricionales en caso de que estés superando la fiebre y comiences a sentir nuevamente apetito:

  • Pollo picado: hervir un cuarto de pollo con 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 1 zanahoria y 1 apio entero. Cuando todo esté cocido en forma de sopa, añade 1 cucharada de vino tinto y 1 cucharada de queso parmesano.
  • Vino caliente: Para preparar este excelente remedio precisas una taza de vino tinto de buena calidad, un cuarto de cáscara de limón, 3 clavos de olor, ¼ palo de canela y 1 cucharada de azúcar. Una vez dispuestos todos los ingredientes en un cazo, hiérvelo todo. Al iniciar la ebullición, prende fuego al vino; de esta manera, conservarás el poder bactericida y antibiótico del vino asociado a las acciones antimicrobianas y antivirales de los demás componentes.
  • Té de hierbas, ajo y limón: poner un limón cuidadosamente lavado y un diente de ajo sin pelar en una cacerola, cubierto con agua. Hiérvelo durante siete minutos y bebe una taza cada 4 horas en síntomas agudos y otra taza cada 2/3 días como prevención.
  • Manzana caramelizada: corta una manzana con piel en una sartén y añade una taza de vino tinto, una cucharada de azúcar, 2 clavos, 2 cm de canela en rama y la piel de un cuarto de limón. Cuécelo a fuego vivo hasta que esté confitado.

Estas asociaciones nutricionales son muy efectivas en los síndromes de fiebre y gripe conforme vaya recuperando la salud. La alimentación ideal durante estos procesos, sin duda, es una dieta natural para apoyar al cuerpo.

remedios naturales contra la fiebre